Que el frio no te pare

¿Sabes cómo evitar pillar un resfriado?

Dice un antiguo dicho: “La gripe dura siete días con medicinas y una semana sin ellas”.

Resfriado y gripe afectan a las vías respiratorias, siendo los síntomas habituales del catarro la secreción nasal, congestión de los senos nasales, tos, dolor de garganta, y más virulentos los síntomas de la gripe, con dolores musculares y en articulaciones, pudiendo incluso degenerar en infecciones pulmonares o en neumonía.

Un resfriado o la gripe son una infección viral. La mayoría de las infecciones virales, se curan solos. Entonces, ¿para qué bombardear el organismo con medicamentos? Distinto es, que lo cuides y refuerces sus defensas. ¿Por qué? Pues, porque los virus no son la única causa de los resfriados y la gripe, sino que es necesario el caldo de cultivo correspondiente: un sistema inmunitario debilitado. Por ello, algunas personas se contagian y otras no. Cuando el sistema inmune está debilitado, nuestro organismo no puede combatir por sí mismo al virus. Por tanto, el contagio, el contacto con otros, no es el único factor de riesgo.

Y, ¿por qué podemos tener un sistema inmune débil? Normalmente, es por un conjunto de hábitos equivocados en nuestra vida.

A continuación enumero brevemente, sólo algunos, de los muchos hábitos perjudiciales:

* Falta de exposición al sol (por tanto, falta de vitamina D)

* Alimentación inadecuada, falta de nutrientes esenciales (como AGE) y exceso de harinas refinadas

* Consumo excesivo de azúcar

* Consumo excesivo de estimulantes

* Falta de ejercicio

* Pensamientos y emociones negativas

* Situación crónica de estrés

* Descanso insuficiente

La vitamina D favorece la absorción intestinal de distintos minerales garantizando su fijación sobre los huesos. Es además fundamental para el de todo el organismo. La vitamina D es también antimicrobiana.

El cuerpo humano no puede funcionar adecuadamente sin dos ácidos grasos poliinsaturados, omega-3 y omega-6. Estos ácidos grasos se denominan esenciales, porque el organismo no puede sintetizarlos y es necesario consumirlos con la dieta. Se encuentran en distintas proporciones en los aceites vegetales y los aceites de pescado.. Además de su papel crítico en la fisiología normal, la pérdida de ácidos grasos esenciales en la dieta juega probablemente un papel significativo en el desarrollo de muchas enfermedades crónicas degenerativas, autoinmunes, enfermedades de la piel y otras. Hablaremos en detalle sobre los AGE en otro artículo.

 

El consumo de harinas refinadas y de azúcar perjudica e inflama nuestro intestino. Y alrededor del 80% de nuestro sistema inmune, se encuentra en nuestro intestino. Cómo tengamos el intestino, es crucial para no sólo frente a resfriados y gripes, sino frente a cualquier otra enfermedad. Consumir azúcar, debilita nuestras defensas.

Hacer ejercicio al aire libre, siempre que no haya fiebre, reduce la congestión nasal y fortalece su sistema inmunológico.

El estrés ya se ha demostrado, que afecta directamente al sistema inmune. Una situación sostenida de estrés, perjudica pues gravemente nuestra salud. Algunos estudios indican, que el estrés es la causa subyacente de casi todas las enfermedades.

Que el frío no te pare! ¿Qué podemos hacer, cuando ya lo hemos pillado?

En el corto plazo, y para aliviar de forma inmediata los síntomas del resfriado, podemos tomar:

* Tomar aceites esenciales, de menta y de gaulteria (reduce el dolor de cabeza) .

* Aceite esencial de orégano (muy potente contra las infecciones. Una sola gota!)

* Una infusión de corteza de sauce blanco (alivia los dolores musculares).

* La vitamina C es un poderoso antioxidante (con moderación, para evitar diarreas).

* El propóleo, ya que estimula la respuesta inmunitaria.

* Solución salina (descongestiona los senos nasales)

* Vapores de eucalipto durante unos 15 minutos

* Un baño caliente, con dos kilos de sal marina, mejora la circulación, descongestiona, y ayuda a conciliar el sueño.

* 5 tazas de té verde al día (antioxidante)

Y no nos olvidaremos: si decidiéramos tomar antibióticos, para restaurar la flora intestinal, tomaremos un probiótico de buena calidad, finalizado el tratamiento.

Otras bebidas para reforzar el sistema inmune:

Infusión caliente de Saúco y Milenrama:

Muy de moda últimamente, pero no por ello menos eficaz, es el oro dorado. Esta bebida a base de canela y cúrcuma, no sólo es deliciosa, sino que te ayuda a mejorar tus defensas:

Batir todos los ingredientes y calentarlos al fuego 15 min. Endulzar con un poco miel cruda.

Caldo de huesos:

El caldo de huesos es maravilloso para proteger y rejuvener el revestimiento de la mucosa intestinal. Muchas patologías consecuencia de un sistema inmune débil, tienen su origen en una mucosa permeable. Resfriados, gripes, intolerancias alimentarias, alergias, artritis, problemas digestivos, Crohn, colon irritable, colitis ulcerosa, lupus y otras enfermedades autoinmunes, etc.

Adicionalmente, es una excelente fuente de minerales y de colágeno, por lo que, no sólo reforzamos el sistema inmune, sino que mejoramos los huesos, articulaciones, cabello, uñas y piel.

Ya sabes, si quieres estar sana y guapa, prepárate un buen caldo casero!

¿Cómo reforzar nuestro sistema inmune más allá?

Y en el medio plazo, deberíamos ir pensando en reforzar nuestro sistema inmune atajando el problema de raíz, y esto pasa por arreglar el intestino. ¿Cómo? Ponte en manos de un buen terapeuta, reduce harinas refinadas y azúcares, sométete a un tratamiento de limpieza y restablecimiento del intestino, y una vez limpiado y reparado el intestino, notaras una calidad de vida infinitamente mejor.

Enfermarás muchísimo menos, y no p

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0
COMPARTIR